Aquel 14 de Diciembre, Jaguares llegó a Primera División!

0
2578

Solo dos años Jaguares de Córdoba Fútbol Club necesitó para llegar a la máxima categoría del fútbol colombiano en el 2014.

Con el marcador en contra, pero con gran ilusión de alcanzar la meta puesta, el equipo monteriano hizo historia ese 14 de dciembre de 2014. Con un 0-2 llego Jaguares se enfrentaba al mejor equipo de la Primera B del segundo semestre y fue así como nuestros muchachos le metieron berraquera y ganas para llenar de alegria a toda la hinchada celeste. C
El equipo monteriano fue presa del nerviosismo, de la angustia, de la necesidad. El Quindío manejó cómodamente el balón durante los 30 primeros minutos del partido. Creó algunas jugadas claras, que por fortuna del equipo “Felino” no fueron concretadas. Bajo un sol implacable y una temperatura asfixiante, el equipo de Miguel Augusto Prince era hasta ese momento merecedor de regresar a la Primera A. Lo estaba haciendo todo bien.
De repente, la luz apareció para el equipo “Celeste”. Un balón cruzado desde la derecha le permitió a Jesús Arrieta convertirse en el primer ‘salvador’ de la tarde. Se levantó como el más sublime de los ángeles y con un certero golpe de cabeza redujo la angustia y avivaba la ilusión: 1-0 para Jaguares.
El calor sofocante y el sol esplendoroso de los primeros minutos se fueron desvaneciendo, así como el fútbol de los visitantes. El gol golpeó fuertemente los jugadores del Quindío. El argumento de aguantar debió modificarse y buscar el empate del partido se convirtió en la prioridad.
Los esfuerzos por mantener la diferencia se esfumaron, como el balón de entre las manos del portero Julián Mesa tras un remate de Juan Mezú a uno 20 metros de su portería y faltando un minuto para terminar el primer tiempo: 2-0.
El éxtasis provocó una alarma en el camerino local. Su técnico, Héctor Estrada, empezó a sentirse mal. El aire le hacía falta; trataban de recuperarlo. Apareció una ambulancia y el susto fue mayor. Sin embargo, al final, el DT, gallardamente, se puso de pie y salió al campo para liderar a sus dirigidos.
El tiempo apremiaba y Jaguares presionaba, dominaba. Una falta a 25 metros del arco del Quindío, a los 22 minutos del segundo tiempo, abría la posibilidad de evitar la tanda de penaltis. ¡Dicho y hecho! Leonardo Saldaña, que de 19 goles como futbolista 12 los había hecho hasta el momento de tiro libre, estuvo impecable: 3-0. Éxtasis en Córdoba, que por primera vez llevaría el fútbol de la A al modesto estadio Municipal de Montería.